sábado, 24 de septiembre de 2011

Nostalgia

Recién, haciendo nada en especial, me recordé a mis trece años llorando frente al espejo del baño porque nunca, nunca, nunca conocería a Don Johnson.

1 comentario:

ceci dijo...

Uf, pero qué confesión. Ochentosamente genial.
La mía es noventosamente triste, porque lloraba de amor por Axl Rose.