jueves, 3 de septiembre de 2009

La revelación

La torta de cumpleaños de Joaquín: una cara de Hombre Araña hecha con grana roja y azul, y redes y contornos de chocolate. Soy mala haciendo esto. Mis manos no saben trabajar sin pensamiento.
Mis manos no saben estar solas.
Tiro la grana como si fuera ceniza. El Hombre Araña es pronto una bola roja, lisa y sin forma. Necesito soluciones. Tomo el pincel de acuarelas de Joaquín. El pincel está duro. Con la cerda tiesa voy barriendo delicadamente los excesos de grana. Desde abajo emergen las líneas marrones.
Soy una arqueóloga que busca restos. Puedo pasar así un largo rato. No sé cuándo llegó la noche. Cada parte de torta que asoma es una revelación: información sobre mí. Sobre el indómito y profundo amor por mi hijo. Sobre mi nueva y desesperada templanza.
Arriba y abajo del pincel:
yo.

2 comentarios:

Ø dijo...

"Arqueóloga de grana" es un buen título para un blog.

Lindopostemotivo.

Nadie Nunca Nada dijo...

Genial. Mamá todavía me prepara la torta de cumpleaños. Ya no me hace las caritas de las tortugas ninja, pero siempre le planta algún adorno sobre la crema y el chocolate.
Saludos.-