jueves, 19 de agosto de 2010

Día 18 de las vacaciones

Cómo me cuesta la constancia. ¿Hace cuánto que no escribo acá?
Cosas que hice hoy:
Recorrer Toledo, después de tantos años.
Ir al "Museo de la Tortura" (sic), también en Toledo. Ahí estaban todos los utensilios que usó la Inquisición para matar a los herejes. Qué sofisticados nos volvemos cuando queremos hacer daño.
Después comí sándwiches. Después saqué una foto a una pareja de rusos muy enamorados. Después entré a la Catedral de Toledo. Después le dije a Joaquín que si seguía jodiendo lo iba a mandar a confesarse.
Qué es confesarse, preguntó. Contarle a un cura las cosas que hacés mal, le dije. Y el cura qué hace, preguntó. Te manda a rezar. Y qué es rezar. Hablar con Dios. Pero Dios no existe, dice Joaquín. Es cierto, le dije. Vámonos. Y nos fuimos. A Mc Donald's. Que también está en todas partes.

4 comentarios:

Mario G. Soria dijo...

Bueno..buenas, primero.. cuanto placer me da leerte, Jose..ah, y no olvides buscar una daga toledana (por lo menos para verla)..y menos mal q no se te olvida ser tan grossa, aunque siuene cursi.. gracias por vos, tu blog, tus compañeros y por el esfuerzo q dice a gritos muditos q la nada es saludable solo cuando solo a eso se aspira..ojala pronto la solucion pase por las personas y no por las "corporaciones"..bah, ya me fui.. abrazos, fuerza, exito..

Li dijo...

Gracias, Mario! No traje dagas, che. Salían caras y no me significan mucho... Pero traje kilos de más. Cómo se come en España, dios.
Besos!

Ø dijo...

Buen texto, Jose. Te sienta bien la espontaneidad.

Diego dijo...

"Qué sofisticados nos volvemos cuando queremos hacer daño".

En ocho palabras, un mundo. Está muy bueno lo que escribís.
Salud!